Crecer con la sordera ajena

Son las 8 de la mañana de un día cualquiera en la cocina de cualquier casa. Una familia cualquiera prepara un desayuno para coger fuerzas antes de empezar una nueva jornada. El tostador avisa y un hombre de mediana edad se levanta con un plato mientras dos niños de tres y cinco años juguetean con…