Gracias por la música

Teresa trabaja como administrativa y recepcionista. Se considera, de buen grado, una chica para todo. Lleva dos años en este puesto y se siente muy bien: “Me agrada hacer trabajos administrativos. Lo que menos me gusta es coger el teléfono”. No echa de menos su etapa precedente. Bueno, hay un par de personas con las…