Demasiadas preguntas

¿Dónde está el mostrador de facturación? ¿Puedo pasar por el arco metálico de detección de metales? ¿Por qué me tienen que cachear, no ven que llevo prisa? No entiendo lo que dices, ¿me lo puedes repetir? ¿Por qué en las pantallas no anuncian mi vuelo? “Perdone, ¿tienen bucle magnético para personas sordas?”. Mierda. ¿Me puede…

Yo me quiero, tú me quieres

… Y ellos me quieren. El público me quiere mientras yo esté sosegado presentando mi ponencia. Atrás quedó el miedo escénico cuando mi tono de voz es controlado por el efecto sedante de la confianza en uno mismo. La vida, sin embargo, es un constante ejercicio de oratoria del que nadie debería escapar. Ni las…